Una falsa promesa de amor

La vida como víctima

Al morir su padre, Neli, de 18 años, se quedó muy sola. Decidida a estudiar una carrera universitaria, dejó su pueblo en Veracruz. En Cuitláhuac, comenzó a trabajar para pagar sus estudios. Un día, en un parque, durante su hora de comida, un hombre se le acercó. Antes de despedirse, intercambiaron números telefónicos.

Ese hombre la llamó todos los días para cortejarla. A los quince días, le pidió que fuera su novia. Ella se negó porque llevaban muy poco tiempo de conocerse, pero de tanto insistir, la convenció. Ahora la visitaba los fines de semana; parecían una pareja joven normal.

Neli intentó terminar con esa relación porque estaba muy ocupada entre la escuela y el trabajo. Él la manipuló emocionalmente. Le prometió que si se iba con él a Puebla se casarían, podría estudiar y ayudar a su familia. Ella aceptó. “En el trayecto, íbamos felices platicando acerca de todo lo que queríamos lograr juntos” cuenta Neli.

“La mujer que quiere a su marido, da la vida por él”, le dijo su victimario a Neli para someterla psicológicamente. A las pocas semanas de vivir juntos, él comenzó a explotarla sexualmente en La Merced, en la Ciudad de México. Allí, Neli tuvo que atender entre 30 y 40 clientes diarios por un mes.

Sobrevivir a la trata

El rescate

Neli fue rescatada en un operativo de la Procuraduría de Justicia capitalina. Al principio, no deseaba declarar contra su victimario, pero cuando las autoridades le dijeron que él le había mentido y que explotaba a otras jóvenes, comprendió que debía decir la verdad. Su denuncia y la de otra víctima se tradujeron en una condenada de 13 años y 9 meses para el tratante y otra responsable. Días después de su rescate, Neli fue recibida en Fundación Camino a Casa.

El sueño de emprender

La vida como superviviente

Neli ha completado su proceso de reintegración que la ha llevado de ser víctima a ser superviviente. Es activista contra la trata y ha dado conferencias testimoniales en varios estados de la República. En junio, se graduó de la licenciatura en Administración, con lo que cumplió su gran sueño de tener un título universitario. Está lista para emprender su propio negocio.

YO QUIERO AYUDAR